«Es duro como el acero y sin embargo, ligero y casi tan flexible como un lienzo». Así describe el Mithril Bilbo Bolsón cuando obsequia a Frodo con una cota de malla de este material. Ahora, ingenieros de la Universidad de Durham han dado a conocer el Proteus, un material con características muy similares al mítico elemento de el ‘El Señor de los Anillos’.

Los investigadores aseguran que Proteus es el primer material artificial que «no se puede cortar» y explican que podría servir para crear candados para bicicletas indestructibles o armaduras ligeras resistentes. Y es que como el material de las Minas de Moria, el Proteus sería muy poco denso; alrededor de un 15% la densidad del acero, según explican en Scientific Reports los investigadores de Durham y el Instituto Fraunhofer.

Los ingenieros explican que han obtenido la inspiración en las conchas y los pomelos. Y su nombre proviene del dios griego. El material está fabricado con esferas de cerámica encerradas en una estructura de aluminio. Una forma que según los investigadores, en sus pruebas no fueron capaces de cortar ni con taladros, ni agua a presión ni con radiales.

La estructura es similar a la que se puede encontrar en el aragonito, habitual de las conchas de casi todos los moluscos y en el esqueleto de los corales. Sin embargo, en el caso del Proteus se ha sustituido el material orgánico por variaciones de aluminio.

Proteus Material

Cuando se intenta cortar o perforar el Proteus, las vibraciones creadas por las esferas de cerámica dentro de la carcasa rompen la broca. Su resistencia proviene de la interacción entre el disco y la esfera de cerámica, que crea una conexión vibratoria entrelazada que resiste la herramienta de corte.

Si se intenta cortar el material, la cerámica se fragmenta en partículas más finas que continúan endureciendo el material a medida que aumenta la velocidad de la herramienta del corte.

El Dr. Stefan Szyniszewski, profesor Asistente de Mecánica Aplicada en el Departamento de Ingeniería de la Universidad de Durham, lo explica de la siguiente manera: «Nos intrigaba cómo la estructura celular del pomelo y la estructura en mosaico de las conchas de moluscos pueden evitar daños a la fruta o las criaturas dentro, a pesar de estar hechas de bloques de construcción orgánicos relativamente débiles. Estas estructuras naturales inspiraron el principio de funcionamiento de nuestro material cerámico-metálico, que se basa en la interacción dinámica con la carga aplicada, en contraste con la resistencia pasiva.».

«Este material podría tener muchas aplicaciones útiles y emocionantes en las industrias de seguridad y protección. De hecho, no tenemos conocimiento de ningún otro material manufacturado no cortable que exista en este momento«, explica el profesor.

Proteus
Los creadores están pendientes de una patente para su tecnología de materiales. Por el momento esperar poder encontrar socios en la industria para desarrollar este material, del que explican que podría tener sus aplicaciones en la construcción de candados, armaduras o equipamiento de seguridad para gente que trabaje con herramientas cortantes.
Fuente: https://www.maslatina.com.mx/ – Universidad de Durham.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *